Sistemas De Organización De Contingencias: Economía De Fichas Y Contratos Conductuales

ECONOMÍA DE FICHAS

INTRODUCCIÓN

Son procedimientos dirigidos a establecer un control estricto sobre un determinado ambiente, para controlar las conductas de una persona o grupo.

Se introduce, en el medio del paciente, un reforzador artificial generalizado, intercambiable por los reforzadores naturales. Este reforzador es generalizado, potente y completamente controlable.

La emisión del reforzador está controlada por el modificador de la conducta y es contingente a la emisión de la conducta que se desea incrementar o mantener.

La utilización del sistema de economía de fichas PERMITE:
  • Introducir una o varias conductas.
  • Alterar la frecuencia con que las conductas se emiten.
  • Eliminar conductas desadaptativas.
  • Controlar las conductas de una sola persona o las de un grupo.
Los programas de economía de fichas son de uso corriente en nuestra sociedad.

CONSIDERACIONES BÁSICAS

Aunque los sistemas de economía de fichas suelen ser programas poderosos en la implantación, modificación o eliminación de conductas, las dificultades de implantación y planificación hacen aconsejable considerar antes otros métodos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PROGRAMAS DE ECONOMÍA DE FICHAS
  1. Es posible aplicar un reforzador de forma inmediata tras la emisión de la conducta(s) deseada(s) (incrementa la potencia del reforzador), y hacerlo sin interrumpir las cadenas conductuales en curso.
  2. El reforzador, de base física, está presente hasta que el sujeto lo cambia por el reforzador final.
  3. Permite cuantificar la entrega de los reforzadores, la emisión de las conductas adecuadas y la selección de los reforzadores finales por parte del sujeto.
  4. Dado que el sujeto puede cambiar las fichas por un importante número de reforzadores distintos, se obvia el problema de determinar si un reforzador es o no eficaz, así como problemas de saciación de los estímulos reforzadores.
  5. Permite estandarizar una unidad de funcionamiento o un ambiente determinado, con costos reducidos y posibilitando una reorganización constante según la evolución.
CARACTERÍSTICAS DE LAS FICHAS

El término fichas no hace referencia a una realidad única, sino a una forma de operar por medio de objetos, que se utilizan como reforzadores artificiales, de características físicas relativamente similares entre ellos (fichas de plástico, estrellitas de papel, puntos en un cuaderno).

En los programas dirigidos a adultos, suelen utilizarse puntos, billetes de papel, fichas de algunos juegos, etc.

En general, la ficha debe ser apropiada a la población que va a utilizarla: niños, adolescentes o adultos (con o sin déficits).
  • Las fichas deben ser fácilmente manipulables, permitiendo que el sujeto pueda estar en contacto con ellas, desde que se le entregan hasta que las intercambia por los reforzadores deseados.
  • Las fichas han de poder ser aplicables en todo momento sin romper las cadenas conductuales en curso y funcionar como puente temporal entre la emisión de la conducta deseada y el momento de entrega del verdadero estímulo reforzador (se obvia el lapso temporal entre conductas emitidas hace tiempo y la entrega del refuerzo).
  • El valor de las fichas dependerá de la magnitud de los estímulos reforzadores a los que se ha asociado.
  • El tipo de sucesos reforzantes por los que puede cambiarse la ficha es muy variado, dependiendo de los ambientes en que se aplique el programa. Cuanto más variados sean, más difícil es que se produzcan efectos de saciación.
Los reforzadores por los que pueden cambiarse las fichas, deben estar a la vista de los sujetos, no han de ser un secreto.

FASES EN EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA DE ECONOMÍA DE FICHAS

1. FASE DE MUESTREO O ESTABLECIMIENTO DE LA FICHA COMO REFORZADOR GENERALIZADO

Ha de establecerse la ficha como refuerzo generalizado y remarcarse el valor que tiene como objeto de intercambio.

Las explicaciones verbales pueden ser suficientes en algunos casos, pero, cuando se trabaja con personas con déficits o limitaciones intelectuales, se hace necesario el muestreo de la ficha: Pueden entregarse fichas a los sujetos en diversas ocasiones y de forma gratuita, con independencia de sus conductas, y cambiarse inmediatamente por alguno de los reforzadores.

Es importante que se cambien por distintos reforzadores y no solo por uno.

A la hora de cambiar, remarcar explícitamente el valor del intercambio de las fichas ("la ficha la puedes cambiar por…").

Estos periodos de muestreo de las fichas pueden hacerse constantes en el tiempo, o desarrollarse en determinados intervalos temporales.


2. FASE ESTABLECIMIENTO DEL PROGRAMA

El PROCEDIMIENTO a seguir es:
  1. Descripción de la(s) conducta(s) en términos claros y comprensibles, de forma observable y registrable. Las conductas particulares objetivo de intervención, se tienen que especificar de manera concreta y precisa (No "hacer bien los deberes" sino "hacer los ejercicios de mates con, al menos, el 80% de respuestas correctas").
  2. Determinación de la cantidad de fichas que se obtendrán por realizar dicha(s) conducta(s), en los momentos indicados. Aclarar de antemano al sujeto el por qué se le entrega la ficha, facilita su efecto.
  3. Búsqueda de los reforzadores adecuados. Conviene que los pacientes tengan una copia de la lista de los reforzadores, con su valor en fichas, o que puedan acceder a ella fácilmente. Cuando los pacientes no saben leer, se dibuja el reforzador, seguido del dibujo de las fichas que se requieren. Los pacientes pueden ir pegando sus fichas sobre esos dibujos.
  4. Establecimiento del sistema de fichas: determinar los momentos y frecuencia de entrega de fichas, quien va a encargarse de ello y dónde se llevaran a cabo.
  5. Establecimiento del sistema de cambio de fichas por los reforzadores: momentos, frecuencia y lugar de intercambio.
  6. Establecimiento de un sistema de registro que permita conocer la tasa de emisión de conductas deseadas, la cantidad de fichas ganadas y gastadas, en qué reforzadores los emplea.
Entrega de fichas:

Al principio del programa, es necesario que la entrega de fichas sea muy abundante y con un valor elevado, para conseguir que el sujeto se motive (que participar en el programa le produzca más ventajas o reforzamiento que no hacerlo).

El programa de entrega de fichas, ha de ser continuo (cada conducta ha de ir seguida por las fichas).

Cuando el programa haya avanzado, el objetivo es aproximarse a las condiciones de control de las conductas en la vida ordinaria, para lo que se pasará a índices de refuerzo intermitente.

A la vez que se introduce un retraso entre la emisión de la conducta y la entrega de la fichas, también se cambia el criterio en la obtención de las fichas: si al principio se exigía una escasa emisión de conductas para su obtención, posteriormente, cada vez será necesario emitir más conductas y más fichas para lograr el mismo reforzador.

La economía de fichas, requiere el control sobre la administración del reforzamiento. El reforzamiento sólo se entregará a cambio de fichas, que sólo se conseguirán con las conductas establecidas. Es necesario que todo el personal integrado en el programa reciba una adecuada formación para la entrega contingente de los refuerzos (incluso de los sociales, más difíciles de controlar).

Dónde deben entregarse las fichas: En cualquier ambiente o situación en el que pueda llevarse a cabo la conducta que deseamos desarrollar. Posteriormente, conviene establecer un lugar único en el que se puedan recoger y en periodos fijos (al principio lo más próximo a la realización de la conducta, y, después, establecer una demora progresiva).

Aunque en general, la economía de fichas da más importancia al entrenamiento positivo (aumentar la tasa de conductas adecuadas), en ocasiones, se pueden incluir procedimientos de control de conductas desadaptativas como, el costo de respuesta (en fichas), el tiempo fuera de ganancia de fichas y tiempo fuera de intercambio de fichas.

Parece que, la utilización del costo de respuesta por conductas desadaptativas, facilita el mantenimiento de las conductas objetivo durante la fase de desvanecimiento del programa.

En algunos casos, es posible reformular las conductas desadaptativas y sus contingencias negativas, con el fin de que tengan una apariencia más positiva y menos sancionadora Þ Si todas las instrucciones están formuladas de manera positiva, es más fácil establecer lo que se gana por realizar las conductas deseadas, que insistir en lo que se pierde por conductas no deseadas ("Pide permiso cuando quieras dejar tu sitio", "trabaja en silencio").

Agentes de entrega de fichas:

Es importante que la entrega de fichas NO se lleve a cabo sólo por una persona, para que no se convierta en estímulo discriminativo de la entrega. Además, así se facilita el acercamiento a las condiciones de control de la vida real.

Intercambio de fichas por reforzadores:

Hay que establecer cuáles van a ser los reforzadores por los que se pueden cambiar las fichas, mediante el uso de escalas de identificación de reforzadores, de la observación de las personas o, utilizando el principio de Premack.

En última instancia será el propio sujeto el que decida qué reforzadores le resultan más interesantes, por lo que se podrán incluir reforzadores que no hayan sido probados (la elección o no por parte de los sujetos, determinará su valía real).

Importante evitar reforzadores que el paciente pueda obtener fuera del sistema (taza de café), pues tendrá un efecto muy limitado.

Los reforzadores deben establecerse en términos objetivos y precisos, especialmente los que no consistan en objetos físicos (dar un paseo). En éstos casos, si no es posible ofrecer los reforzadores de actividad de forma inmediata, se pueden cambiar las fichas por vales ("vale por un paseo de media hora por los jardines del hospital, a partir de las seis de la tarde").

Hay que determinar el precio de los reforzadores (su valor en fichas). Se puede hacer según diversos criterios:
  • Según su disponibilidad: Si sólo hay 1 pista de tenis, el derecho a jugar será alto.
  • El precio real de los objetos y actividades: se puede abaratar el coste "alquilándolos", utilizando reforzadores de segunda mano, o reforzadores que puedan dividirse en partes.
  • Las leyes de la oferta y la demanda. La economía de fichas requiere que la demanda se mantenga alta. Para potenciar los refuerzos se propone que sólo estén disponibles algunos artículos a la vez: el cambio, la novedad, la sorpresa y la disponibilidad limitada, influyen positiva y poderosamente en la deseabilidad de un reforzador.
Para atender a la ley de la oferta y la demanda y "ajustar el mercado", es necesario llevar un cómputo completo del número de fichas entregado y el número de reforzadores solicitado Þ Permite conocer y controlar los "ahorros" de fichas de los pacientes e indica cuando comenzar a desvanecer el programa.

La planificación cuidadosa deberá asegurar que los reforzadores de apoyo se entregan en la cantidad suficiente para mantener el rendimiento.

Un sistema que puede ayudar a impedir la acumulación de fichas y la reducción de la emisión de la conducta, es dividir las fichas en dos tipos:
  • Las que se administran para la obtención de reforzadores a corto plazo (tomar café, refrescos, etc.), que requieren pocas fichas (de 1-10).
  • Las destinadas a la obtención de refuerzos a largo plazo (salir de excursión) que requieren más fichas (500).
Se puede proceder a las devaluaciones periódicas de las fichas, para evitar problemas de atesoramiento.

También hay que evitar las "deudas" (cuando el programa incluye costo de respuesta). No deben generarse deudas por entrega de reforzadores "a cuenta".

Los sistemas de contingencia pueden establecerse de manera individual o para un grupo (igual para todos).

La contingencia de grupo es más fácil de administrar, aunque su efectividad puede ser reducida para algunos, en cuyo caso se pueden añadir contingencias individuales.

El momento de llevar a cabo el intercambio:
  • Al principio, una vez que el sujeto ha conseguido las fichas.
  • Posteriormente, se ha de ir prolongando el tiempo de forma que se aproxime a las condiciones de la vida cotidiana.
Tener en cuenta, sobre todo en pacientes con déficits intelectuales, que si se alarga mucho el tiempo entre la ganancia y el intercambio, pueden producirse efectos de abulia (dejan de emitir la conducta).

Lugar del intercambio: Es conveniente establecer un lugar único.

Ayllon y Azrin: sus pacientes psiquiátricos podían intercambiar las fichas en una "tienda" especial y el puesto de enfermeras.

Para algunos, el momento de intercambio de fichas es muy excitante y se producen alborotos, por lo que Sulzer-Azaroff y Meyer proponen como solución las hojas de pedido, que, además, facilitan el sistema de registro.

3. FINALIZACIÓN DEL PROGRAMA:

Una vez que la aparición y consolidación de determinadas conductas se ha dado, hay que poner esas conductas bajo control de las condiciones habituales "normales" en que actúa el sujeto.

Si dejan de reforzarse de manera abrupta, retirando las fichas de manera repentina, las conductas desaparecerán.

Se hace necesario un programa de retirada progresiva de las fichas, a la vez que se van sustituyendo por otros tipos de reforzadores disponibles en el medio en que la conducta debe mantenerse.

Durante todo el programa, se debe ir acompañando a las fichas de reforzadores sociales (alabanzas, reconocimiento verbal), de forma que éstos puedan servir como reforzadores generalizados que sustituyan, al menos parcialmente, a las fichas. Al ir apareados a las fichas, el feedback social positivo, se vuelve reforzante en sí mismo; Además, la entrega de la ficha le sirve al personal implicado como estímulo discriminativo para dar un feedback más frecuente.

Los reforzadores de actividad, que suelen ser reforzadores en el medio natural del paciente, juegan aquí un importante papel (determinadas materias escolares).

Si se están aplicando las fichas bajo programa de refuerzo intermitente, es más fácil establecer la sustitución.

Además, el paso a programas intermitentes evitará el que no se extingan muchas de las conductas instaladas al no ser reforzadas contingentemente en el medio habitual.

Un sistema que se puede utilizar, es establecer diferentes niveles de contingencias que van evolucionando progresivamente a condiciones cada vez más similares a las de la vida cotidiana:
  • Primer nivel: Cada conducta adecuada recibe fichas y por cada reforzador, debe pagar fichas. Cuando el sujeto alcanza un nivel de realización conductual establecido, puede progresar al segundo nivel.
  • Segundo nivel: La mayoría de las conductas son recompensadas con fichas, y la mayoría de los reforzadores cuestan fichas, pero, algunas conductas no reciben fichas y por algunos reforzadores no se exigen fichas.
  • Tercer nivel: La mayoría de las conductas ya no obtienen fichas, y la mayoría de los reforzadores pueden conseguirse sin pagar fichas.
  • Cuarto nivel: El sujeto pasa parte del tiempo fuera de la institución, en un piso "protegido", o por salir a trabajar o a realizar tareas. Las conductas en el piso seguirían un control similar al del tercer nivel, y las conductas realizadas en el medio, bajo el control de los reforzadores habituales en el medio (pagas por el trabajo, aprobación y atención social). Alcanzado un determinado estándar de comportamiento, el sujeto podría pasar a integrarse de manera completa al ambiente natural.
Es frecuente que haya diferencias importantes en el mantenimiento de las conductas de los pacientes en la fase de desvanecimiento del programa.

Las causas pueden ser diversas:
  • Sullivan y O´Leary: la inclusión del costo de respuestas mejora la actuación durante el desvanecimiento.
  • Liberman: El refuerzo social inherente al programa es el responsable del cambio conductual en mayor medida que los refuerzos tangibles.
  • Woods: La actuación de algunos pacientes se mantiene por refuerzo social.
  • Turner y Luber: Es el feedback que reciben los pacientes acerca de su actuación lo más importante.
CONSIDERACIONES FINALES

La técnica es eficaz y aplicable a gran número de problemas y poblaciones. Sin embargo, su aplicación presenta DIFICULTADES:
  1. Es necesario que exista un estricto control sobre las conductas emitidas por los pacientes, las fichas entregadas, las canjeadas, los refuerzos dispensados, etc. Þ Supone el entrenamiento y la capacitación del personal a cargo del programa. Hay que reforzar el desempeño adecuado de éste personal, pues supone para ellos un esfuerzo extra.
  2. La economía de fichas puede resultar un programa caro. A veces los gerentes se muestran remisos a su realización. Posibles soluciones para abaratar: "alquilar" los refuerzos, refuerzos de segunda mano, solicitar a almacenes e industrias los objetos rechazados, utilizar artículos coleccionables o que puedan dividirse en partes.
  3. Restricciones legales y éticas con las que se tropieza a veces el programa. Pos ejemplo, el uso de reforzadores comestibles, algunos reforzadores de actividad, son considerados por la ley derechos de los pacientes, no privilegios que pueden obtenerse Þ Hace que hay menor número de refuerzos disponibles y que los encargados del programa tengan que ser mucho más creativos en su búsqueda.
  4. Para aquellos que siguen el sistema de fichas fuera de la institución, es un problema la posibilidad de obtener refuerzos de manera no contingente a la emisión de la conducta.
  5. Es conveniente obtener la aprobación de los pacientes, padres o tutores, personal y dirección de los centros donde se realice el programa, y, siempre que sea posible, su colaboración activa.
A la vista que puede plantear éste programa, sería deseable conocer de antemano qué pacientes pueden beneficiarse más.
  • Sullivan y O´Leary, señalan que con niños hiperactivos y agresivos, es conveniente introducir también un costo de respuesta.
  • Woods: Cambios conductuales rápidos son predictores del mantenimiento de la mejoría.

CONTRATOS CONDUCTUALES

CONSIDERACIONES BÁSICAS

Constituyen una alternativa cuando se trata de reorganizar las contingencias ambientales y, o no se tiene un control tan extenso del medio, o se trabaja con personas "normales", y se desean modificar solamente algunas conductas concretas.

Lo mismo que en el caso de la economía de fichas, se trata de controlar las consecuencias de las conductas, a fin de que no se produzcan refuerzos inadecuados para conductas incorrectas, o falta de refuerzo para las deseadas.

Contrato conductual o contrato de contingencias: Documento escrito que explicita las acciones que el cliente está de acuerdo en realizar, y establece las consecuencias del cumplimiento o no cumplimiento de tal acuerdo.

La mayoría de nuestras conductas, están reguladas por contratos.

El problema se presenta en los casos en los que no está claro qué consecuencias se derivarán para la persona, por no cumplir un contrato. Es decir, cuando existe un cierto contrato "implícito", pero no están explicitadas claramente, ni las conductas a realizar ni sus consecuencias.

Es posible que ésta falta de precisión explícita, permita el que una persona desarrolle conductas poco adaptativas a su medio (llegar todos los días tarde a casa).

Los contratos son especialmente útiles para personas con escasa capacidad de autoreforzamiento.

En un contrato conductual, deben especificarse:
  1. La conducta o conductas que se espera que emita cada una de las personas implicadas.
  2. Las consecuencias que obtendrán caso de realizar esas conductas.
  3. Las consecuencias que obtendrán caso de no realizar esas conductas.
Eventualmente, pueden incluirse dos elementos más:
  1. Una cláusula de bonificación por largos periodos de cumplimiento.
  2. Un sistema de registro que permita controlar las conductas emitidas y los reforzamientos recibidos.
CONDICIONES GENERALES QUE DEBE REUNIR UN CONTRATO
  1. Debe incluir un enunciado detallado de la conducta o conductas específicas que se desean modificar o controlar.
  2. Deben establecerse criterios sobre la frecuencia de las conductas especificadas y el límite de tiempo en que deben llevarse a cabo, para cumplir los objetivos del contrato.
  3. Deben especificarse las contingencias que se derivarán caso de llevar a cabo las conductas señaladas como objetivo.
  4. Deben especificarse las contingencias que se derivarán caso de no llevarse a cabo las conductas objetivo, bien por fallos en la frecuencia, en la intensidad y en el tiempo.
  5. Conviene incluir bonificaciones adicionales si la(s) persona(s) implicada(s) exceden los requisitos mínimos del programa, a fin de que sea más ventajosos procurar las mejores realizaciones posibles.
  6. Deben especificarse cómo van a ser observadas y medidas las conductas para establecer si se cumplen o no los criterios establecidos (Ha de hacerse sobre conductas observables y medibles).
  7. Las contingencias especificadas, tanto las positivas como las negativas, deben seguir con la mayor rapidez posible a la emisión o no emisión de las conductas, especialmente en los primeros momentos de vigencia. Posteriormente, es posible establecer una demora mayor.
  8. Los contratos iniciales deben buscar y recompensar pequeñas aproximaciones al rendimiento deseado: Se deben maximizar las posibilidades de éxito del contrato inicial, de modo que ambas partes se animen a intensificar sus exigencias en contratos futuros.
  9. Como en todas las técnicas operantes, los contratos conductuales deben hacer especial hincapié en las consecuencias positivas, frente a las negativas.
  10. Conviene que, en los primeros momentos, el contrato provea de consecuencias más positivas a la persona implicada que las que obtendría al no implicarse.
  11. Las condiciones del contrato deben establecerse por acuerdo entre las distintas partes implicadas.
  12. El contrato se debe plasmar físicamente. Se debe establecer por escrito y las personas implicadas deben firmarlo.
CONSIDERACIONES ADICIONALES
  • Los contratos pueden ser unilaterales, cuando implican a una sola persona (entre el psicólogo y una persona), o multilaterales, cuando implican a más de una persona (además del psicólogo).
  • Las multilaterales son más deseables, dado que, las distintas personas implicadas, funcionan a la vez como controladores y fuentes de reforzamiento para cada una de las otras.
  • Una vez que se han corregido las conductas, deben ser descontinuadas, pues el objetivo es que la persona se adapte de forma completa a las condiciones habituales del medio. Las indicaciones para desvanecer los programas de fichas valen para la descontinuación de los contratos.
Areas de aplicación de los contratos:
  • Prácticamente en todo el programa de modificación de la conducta: En la fase de recogida de información, para favorecer el que se lleven a cabo las tareas encomendadas. En la fase de intervención, para controlar la realización de cualquier tipo de conducta operante.
  • Especialmente interesante es su uso en problemas interpersonales, especialmente de pareja.
Los contratos son una alternativa más útil, rápida y económica que los programas de economía de fichas, en especial si las personas no presentan limitaciones intelectuales y no se precisa una reestructuración completa de las contingencias del medio.

CONTRATOS DE PAREJA

En éstos casos, los contratos tienen ventajas adicionales: el mutuo reforzamiento que la pareja autoadministra, lo que supone una importante mejora en la relación interpersonal Þ Se consiguen resultados estables y adherencia al tratamiento.

Un problema: Cómo presentar la técnica a los pacientes (los pacientes se niegan a "amarse pro contrato").

Es conveniente explicarles que una relación mutuamente reforzante, parte de la premisa de "dar para recibir", que los sentimientos surgen de una relación satisfactoria para ambos, y que, si el contrato consigue que se den relaciones más placenteras con el otro, resurgirá el amor.

A veces, la especificación de las conductas a modificar resulta problemática (muchas y muy vagas). Si es imposible, puede redactarse un contrato en términos generales, en el que el mutuo reforzamiento se dispensa a criterio de cada uno de los miembros de la pareja.

CONTRATOS CONDUCTUALES CON NIÑOS

Homme, señala 10 REGLAS BÁSICAS:
  1. La conducta exigida debe ser sencilla, fácil y expuesta de manera comprensible, y la recompensa debe ser inmediata (cuanto más pequeño sea el niño, menor y menos simbólico debe ser el refuerzo).
  2. La conducta deseada no debe exigirse de manera inmediata, sino que debe dividirse en pequeñas partes y debe trabajarse sobre cada una de ellas Þ incremento progresivo de exigencias.
  3. Las recompensas por cumplir el contrato deben ser muy frecuentes, aunque sean pequeñas. Además, deben tener el valor de informar de los adecuado o no de la realización, y de reforzarla. Puede pasarse progresivamente del refuerzo material al social (al principio pueden aparearse).
  4. El contrato debe especificar las conductas por cuyo cumplimiento se recompensará y no establecer contratos basados en categorías o vaguedades como "ser más obediente", o "estudiar más".
  5. Debe recompensarse el comportamiento adecuado después de que éste ocurra, nunca antes.
  6. El contrato debe ser razonable, es determinante que el niño lo acepte, lo que implica que debe haber un cierto equilibrio entre la conducta exigida y los reforzadores. Un contrato injusto para una de las partes, genera tensión y agresividad. Un contrato impuesto, dificulta la autorregulación de las conductas por parte del niño y, por tanto, la retirada del programa.
  7. Los términos del contrato deben estar claros: qué debe hacerse y cuántas veces.
  8. El contrato debe ser honesto. No basta con que los padres lo refuercen al principio. Debe ser cumplido de manera constante y no descontinuarlo, alegando que el niño sólo hace lo que debe hacer.
  9. El contrato debe ser positivo. Es importante que le produzca consecuencias positivas y no una retirada del castigo: Tareas aprendidas se aparean a situaciones agradables, favoreciéndose la motivación intrínseca.
  10. Debe ser usado de manera sistemática y no sólo en ocasiones o periodos de tiempo aislados.
Una última regla: El contrato debe recompensar a niño por su iniciativa en la emisión de conductas meta, más que por obedecer. Esto facilita el mantenimiento de la conducta tras la retirada del programa (Si Pablo pone la mesa sin que nadie se lo pida, podrá jugar 15 min (en vez de 10) con los soldaditos).

Periódicamente, el contrato debe revisarse para evaluar su cumplimiento e introducir modificaciones entre las partes.

Compartir