La Orientación Cognitiva

INTRODUCCIÓN A LA ORIENTACIÓN COGNITIVA

La orientación cognitiva está constituida por los autores que propugnan una visión psicosocial exclusivamente a través de los procesos cognitivos. En general, toda la psicología puede decirse que es cognitivista. Esta orientación es quizás hoy la más extendida en la psicología social. El lugar del cognitivismo apareció frente a un menospreciado introspeccionismo de los emocional, con lo cual surgió en los 50 una vuelta al introspeccionismo de lo racional: las creencias, los valores, las opiniones, las normas, etc... sustituyeron a los deseos, las emociones, los sentimientos, las necesidades, etc...

El grupo es visto como un conjunto de individuos que comparten sus opiniones, valores, creencias, etc... con la finalidad de rearfirmarlas. Se asemeja a la definición de conjunto matemático de elementos, en el sentido de que un conjunto se define por los elementos que comparten una misma propiedad (categoría).

El descubrimiento de la idiosincrasia de las relaciones intergrupales se basa en el hecho de que tales relaciones difieren substancialmente de las relaciones intergrupales. Tajfel descubrió que todo grupo, con independencia de sus conflictos internos, necesita para sobrevivir como tal el mantenimiento de conflictos, competiciones y discriminaciones con los otros grupos de su entorno social.

Los acontecimientos sociales (como las dos Guerras Mundiales) mostraron que los individuos tienden a discriminar sistemáticamente a los individuos pertenecientes a otros grupos. Se evidenció la idea de que la competición, la discriminación, el prejuicio, la explotación, la humillación, el exterminio, etc... eran características esenciales y naturales de las relaciones intergrupales y que eran distorsiones patológicas de las mismas.

A partir de esta concepción ya no tiene sentido hablar de la psicología del grupo, puesto que tal cosa no puede existir aisladamente. Todo grupo necesita a otro grupo, como mínimo, al cual enfrentarse y del cual distinguirse, de ahí que podamos hablar de psicología de los grupos.

HENRI TAJFEL

Introducción: rasgos generales

Es un autor importantísimo dentro de la actualmente llamada psicología social europea. Contribuyó organizando la psicología social con identidad propia, fundando la Asociación Europea de Psicología Social y editando la revista de la misma asociación, que cada vez adquiere mayor auge. En 1978 editó “Differentation between social groups”, en el que formalizaba su interés temprano por los prejuicios sociales y por el estudio de las minorías discriminadas y el comportamiento intergrupal. Su obra más importante es “Human Groups and Social Categories”.

Estuvo muy influido por Bruner y por Piaget, y el resultado fue la teoría de la categorización, la identidad y la comparación social. En esta teoría se remonta y recoge la obra de Sherif, desde el punto de vista de las conductas uniformadas que desarrollan los individuos simplemente por pertenecer a grupos o categorías sociales.

La aportación más importante de Tajfel en la psicología de los grupos es la sistematización explícita de los procesos intergrupales en el análisis grupal. Tajfel plantea que no es suficiente apelar al conflicto económico para explicar el conflicto intergrupal. El análisis sociológico de los conflictos intergrupales se basaba, de manera determinante, en el análisis de los intereses económicos enfrentados de los distintos grupos. Tajfel plantea que la naturaleza del conflicto intergrupal es mucho más profunda que la mera cuestión mercantil y que hay que apelar a procesos psicosociales para explicarlo. La discriminación intergrupal subyace al conflicto intergrupal y es inherente a la existencia de todo grupo.

Teoría de la identidad grupal o teoría del conflicto intergrupal

La teoría de Tajfel tiene su antecedente en la teoría de la comparación de Festinger. Pero a diferencia de ella Tajfel considera que la comparación social es siempre necesaria y que no existen situaciones objetivas en las que los individuos puedan evaluar sus opiniones sin recurrir a los otros. El tema nuclear es la adquisición de la identidad grupal a través de los procesos intergrupales. Para Tajfel, ningún grupo social vive aislado respecto a otros grupos y es la interacción intergrupal, a través de los procesos de comparación con otros grupos, la que determina la identidad personal y grupal. Estos mismos procesos son el origen del conflicto social.

Concepto de grupo

Un grupo social es un conjunto de personas que se sienten como tales. Tajfel amplia este concepto incluyendo para la descripción de un grupo tres componentes:

  • el componente cognitivo: conocimiento de pertinencia al grupo
  • el componente evaluativo: valoración positiva o negativa que puede tener la pertenencia al grupo
  • el componente emocional: emoción, amor, odio, ...que resulta de la pertenencia grupal

Categorización social

Es un mecanismo cognitivo de agrupación de objetos y acontecimientos sociales en conjuntos que son percibidos como semejantes, tras un proceso de comparación. Un conjunto de individuos forman un grupo social en tanto que se perciban como equivalentes (similares) respecto a una o varias categorías y que dicha similaridad sea percibida también por los individuos ajenos al grupo.

Identidad social

El conjunto de categorías que comparten los miembros de un grupo determinan su identidad social, que es aquella parte del autoconcepto de un individuo que deriva del conocimiento de su pertenencia a un grupo social o varios junto con el significado con el significado valorativo y emocional asociado a dicha pertenencia. La identidad social es una subparte de la identidad total de un individuo.

Conducta intergrupal

La conducta intergrupal ocurre cuando los individuos pertenecientes a un grupo interactúan con otro grupo. La diferencia entre conducta interpersonal e intergrupal es básicamente teórica, puesto que en la realidad no puede existir una interacción exclusivamente interpersonal, es decir, una relación entre dos individuos que no esté afectada mínimamente por sus pertenencias grupales.

La conducta interpersonal se produce en cualquier encuentro social entre dos o más individuos en el cual toda la interacción que tiene lugar está determinada por las relaciones personales entre los individuos y por sus respectivas características individuales. Se caracteriza por una mayor variabilidad de la conducta hacia miembros individuales y por una percepción más individualizada del otro.

En el extremo intergrupal la conducta mutua de dos o más individuos está determinada por su pertenencia a diferentes grupos o categorías sociales. Se caracteriza por una mayor uniformidad de las conductas de los miembros de un grupo que realizan hacia el exogrupo y a su vez, por una percepción de los miembros del exogrupo como elementos indiferenciados.

Un grupo sólo puede percibirse como tal teniendo características comunes si existen otros grupos distintos y diferenciables a él.

Axiomas de la teoría


  • tendencia a la uniformidad: existe una tendencia a la comunicación y a la interdependencia entre sus miembros o componentes. Provoca la reducción de las diferencias entre los miembros del grupo.
  • tendencia a la diversidad: existe una tendencia hacia la conservación y al logro de la diversidad, es decir, una tendencia hacia la estructuración. Ésta está en la base de todo conflicto social, puesto que es fuente de enfrentamiento y competición social.


Estas dos tendencias contrapuestas, una hacia la unificación y otra hacia la diversidad, que para Tajfel existen a la vez y donde la segunda es la responsable del conflicto grupal y social, al oponerse a la primera tendencia.

  • principio de refuerzo de la identidad social: las situaciones sociales de interacción derivadas de la pertenencia grupal tienden, a su vez, a intensificar esa misma pertenencia grupal. Una retroalimentación positiva existe en la pertenencia grupal. Cuanto más se interactúa como miembro del grupo, más se acentúa la pertenencia a dicho grupo.
  • principio de la identidad social: no se construye exclusivamente a través de las características individuales, sino que incluye la característica derivada de la pertenencia a numerosos grupos sociales, contribuyendo a esta pertenencia, positiva o negativamente, a la imagen que cada uno tiene de sí mismo.

Modelo de la interacción intergrupal

La tesis fundamental es que existe un mecanismo cognitivo para la formación de un grupo, mediante la cual se generan nociones despectivas y negativas hacia el exogrupo, que actúa de forma relativamente autónoma. Para Tajfel, toda interacción intergrupal se fundamenta, en el terreno psicológico, en la desvalorización del otro.

Todo grupo social protege la identidad social de sus miembros si mantiene una diferenciación con respecto a otros grupos. Aun en el supuesto de que tal diferenciación no existiese, el grupo debería crearla y, en todo caso, el grupo debe luchar por mantenerla.

Este mecanismo puede actuar con relativa independencia, ya que se manifiesta aun cuando no existan razones objetivas para sustentarlo. Un ejemplo seria los estereotipos, los cuales se caracterizan por una evaluación despreciativa y negativista del exogrupo. En general, toda evaluación negativa del exogrupo (estereotipos, prejuicios, etc...) son manifestaciones de este mecanismo. Esta discriminación intergrupal se lleva a cabo mediante el uso de categorías discriminantes que dependen del contexto social particular.

El mantenimiento de la desvalorización exogrupal tiene su origen tanto porque el exogrupo amenaza los intereses o modo de vida, como por la necesidad de resolver conflictos internos al propio grupo.

Estrategias de diferenciación grupal

Se entiende por identidad social como un mecanismo causal que interviene en situaciones de cambio social objetivo, cambio que es observado, anticipado, temido, deseado o preparado por los individuos implicados. Existen tres categorías:

  • la situación social mal definida o marginal de un grupo que plantea a los individuos implicados dificultades a la hora de definir su lugar en el sistema social.
  • los grupos definidos socialmente y aceptados por consenso como superiores en algunos aspectos importantes cuando su posición se ve amenazada o por un cambio que se está produciendo o que es inminente, o por un conflicto de valores inherentes a la superioridad.
  • los grupos definidos socialmente o que se aceptan por consenso como inferiores e algunos aspectos en un momento en que o los miembros de un grupo se han comprometido en una toma de consciencia compartida respeto a la ilegitimidad de su estatus inferior o han tomado consciencia de que factible esforzarse por lograr alternativas a la situación existente o por una combinación de a y b, que puede implicar también el que a lleva a b o que b lleve a a.

Cambio social

Existen cuatro posibilidades distintas en la percepción de las fronteras grupales:

Legitimas Ilegitimas
Mutables 1- Las fronteras de estratificación social son legitimas y modificables 2- Las fronteras de estratificación social son ilegitimas pero modificables
Inmutables 3- Las fronteras de estratificación social son legitimas e inmutables 4- Las fronteras de estratificación social son ilegitimas pero inmutables

La combinación de ilegitimidad e inestabilidad (2) es un poderoso aliciente para cambiar el estatus o para resistirse a cambiar por parte de los grupos que se ven a sí mismos amenazados por tales cambios. En el caso 3, no existirá ninguna tendencia al cambio social. En la condición 1 y 4 se favorece el cambio social, tanto por la ilegitimidad como por la modificabilidad percibidas.

Tajfel distingue entre movilidad social y cambio social. Dichos conceptos describen los extremos de un mismo eje o continuum, que puede entenderse como paralelo al eje interpersonal-grupal:

La movilidad social se produce cuando un individuo cambia su posición social, cuando cambia de un grupo social a otro, y cuando esto es resultado de sus diferencias individuales. El cambio social se produce cuando cambia la naturaleza de las relaciones entre grupos sociales de gran tamaño como resultado de los esfuerzos colectivos para resolver problemas comunes.

Membrecía

Un individuo tiende a pertenecer a un grupo si ello contribuye a los aspectos positivos de su identidad social, es decir, si con ello obtiene alguna satisfacción. Un individuo tiende a abandonar un grupo cuando el grupo no contribuye a configurar su identidad social positiva. Existen dos situaciones que pueden impedir que un individuo abandone un grupo:

  • la existencia de razones objetivas que lo impidan de hecho.
  • que el abandono provoque un conflicto en la autoimagen del individuo.

Existen dos soluciones posibles:

  • reinterpretar y/o ajustar las características desagradables del grupo de forma que estas sean aceptables.
  • aceptar el grupo e iniciar un proceso de cambio en la dirección deseada, en el mismo grupo.

Inestabilidad grupal

No existe ninguna situación social estable por sí misma. Todo grupo aspira a una posición social superior, pero no se trata sólo de acceder a ella sino que, además, hay que mantenerla. No existe ninguna situación realmente segura para ningún grupo, ya que todo grupo debe hacer frente a una continua emergencia de factores que promueven su inestabilidad:

tendencia a abandonar

el grupo
tendencia a permanecer en el grupo
grupos superiores A B
grupos inferiores C D

Grupos superiores (casillas A y B): las comparaciones sociales inseguras que surgen dentro de un grupo que por consenso se define como de estatus superior pueden deberse a dos factores:

  1. El estatus superior del grupo es amenazado (o se percibe como amenazado) por otro grupo: Tajfel considera poco probable que un individuo abandone fácilmente un grupo de estatus superior (casilla A) cuando se enfrenta a una amenaza exogrupal. Sólo si ésta es muy fuerte puede ocurrir el abandono. Los miembros del grupo tratarán de intensificar las acciones conducentes a mantener el estatus superior del grupo y, por tanto, a no abandonar el grupo (casilla B).
  2. El estatus superior se relaciona con un conflicto de valores, es decir, algunos miembros del grupo piensan que su estatus superior se basa en ventajas injustas, diversas formas de injusticia, explotación, uso ilegitimo de la fuerza, etc...: cuando el conflicto destruye la contribución positiva que el grupo hace a la identidad social de sus miembros, estos tratan de abandonarlo (casilla A).

Pero cuando, la pertenencia al grupo es suficientemente fuerte (casilla B), la resolución del conflicto de valores pasa por la creación o redefinición de nuevas discriminaciones intergrupales (un nuevo enemigo).

Grupos inferiores (casillas C y D): encontramos que hay:

  1. una amenaza externa (C): sólo si se permite socialmente la movilidad social, si no se sancionan los cambios de grupo, los individuos tienden a abandonar su grupo de estatus inferior cuando se de una situación de identidad social insegura.
  2. conflictos de valores internos (D): cuando existen sanciones sociales al abandono del grupo se hace difícil que los miembros puedan dejarlo.

Cuando los individuos no pueden dejarlo pueden hacer frente a la situación de tres modos:

  1. haciéndose más parecido al grupo superior por medio de la acción y de la reinterpretación de las características del grupo.
  2. reinterpretando las características inferiores existentes en el grupo, de forma que ya no aparezcan como inferiores sino que adquieran una valoración positiva.
  3. creando nuevas características del grupo positivamente valoradas que se diferencien de las del grupo superior.

Los experimentos intergrupales mínimos

La simplicidad del paradigma del grupo mínimo ha permitido la clarificación de la naturaleza de las relaciones intergrupales e intragrupales. El diseño es que toda interacción intergrupal se basa en la valoración negativa del exogrupo, frente a una valoración positiva del endogrupo.

Los sujetos se dividen en dos grupos y son asignados al azar en uno u otro grupo de preferencia. Los sujetos no interactúan ni dentro de los grupos ni entre los grupos. Se aísla entonces a cada sujeto durante un breve periodo de tiempo en el que se le pide que decida la adjudicación del dinero, según tres tipos de pares de personas:

  1. alguien del propio grupo frente a alguien del otro grupo
  2. los dos beneficiarios son del propio grupo del sujeto
  3. los dos beneficiarios son del exogrupo

Se informa a los sujetos que cada uno de ellos recibirá al final del experimento la cantidad total que le haya sido adjudicada anónimamente por los otros.

Los individuos tienden a señalar significativamente en las matrices que favorecen a los miembros desconocidos de su propio grupo a expensas de los miembros, igualmente desconocidos, del otro grupo , es decir, los resultados confirman la discriminación exogrupal.

J. C. TURNER

Teoría de la identidad social del grupo o teoría de la categorización del yo

La característica principal del grupo social es que sus miembros comparten una o varias categorías perceptivas. En la medida en que varios individuos se perciben a sí mismos de forma similar se constituyen en grupos social. Turner rechaza la concepción lewiniana del grupo como interdependencia de los miembros para la satisfacción de las necesidades. El problema de la interdependencia reside en como operativizar las observaciones de las necesidades que están involucradas en cada situación. La propuesta de Turner permite un mayor acercamiento empírico mediante los diversos tipos de cuestionarios. Sólo a partir del proceso de categorización pueden emerger propiedades distintivas del grupo social.

¿Cuándo una interacción social es, a su vez, interacción grupal y cuando no? Para Turner toda conducta grupal es social pero no toda conducta social es grupal.

Conceptos fundamentales

Existen tres supuestos básicos:

autoconcepto y categorizaciones del yo: el autoconcepto es el sistema de actitudes del yo. La dimensión cognitiva del autoconcepto está formada por categorizaciones del yo o el conjunto de todas las representaciones cognitivas del yo. Todas las representaciones que una persona puede experimentar de sí misma forman las categorizaciones.

Hay que distinguir entre autoimagen y autoconcepto ya que la primera es una representación cognitiva de uno mismo en un momento dado, mientras que el segundo reúne todas las posibles representaciones sea la situación que sea en la que se encuentre el sujeto. Puede decirse que el autoconcepto es el conjunto de todas las autoimágenes de uno mismo. El conjunto de todas las categorías posibles se pueden dividir en: categorías del yo o autoconcepto y categorías del no yo.

El autoconcepto reúne una multitud de autoimágenes o categorías internamente estructuradas. En cualquier momento dado, sólo una de estas imágenes se halla activada de forma significativa. Ésta se denomina categoría saliente. El desarrollo temporal de los hechos determina una variación constante en la saliencia de las categorías.

Las representaciones del autoconcepto adoptan la forma de categorías. El proceso mediante el cual los sujetos perciben y forman las categorías se basa en el principio gestáltico de la pregnancia, de la percepción de las semejanzas intraclase y las diferencias interclase de los estímulos del campo perceptivo. Haciendo una analogía matemática podríamos decir que el sistema perceptivo realiza un análisis factorial del campo estimular y retiene sólo los factores principales dicho campo, es decir, los factores que contienen más información.

Un conjunto de estímulos forman una categoría en la medida en que las diferencias entre dichos estímulos se perciban como menores que las existentes entre ellos y otros estímulos. La razón de metacontraste es la razón de la diferencia media percibida entre los miembros de la categoría y los demás estímulos y la diferencia media percibida entre los miembros pertenecientes a la categoría:

RMC= diferencia media intercategorial

diferencia media intracategorial

Esta medida da el grado en que un conjunto de estímulos serán percibidos como una unidad o grupo categorizado.

Dentro de una misma categoría se define el elemento prototípico (el más representativo de la clase) aquel cuya diferencia media con los elementos de las otras categorías sea mayor. La RMC de una categoría o conjunto de estímulos puede considerarse como la media de la prototipicalidad de sus elementos.

Existe un sistema jerárquico de estructuración de las categorías que se sigue de las reglas de taxonomía o clasificación de categorías. Todo sistema de categorías debe cumplir:

  • cuanto más inclusiva sea la categoría del yo, más abstracto será el nivel de abstracción.
  • una categoría sólo puede estar incluida en una superior y no puede ser la única.

Niveles de categorización del yo: Existen tres grandes niveles inclusivos:

  1. el humano: el nivel superior del yo como ser humano, definido por las características comunes compartidas por los miembros de la especie humana frente a otras especies. Por ejemplo: ser racional.
  2. el grupal: el nivel intermedio de categorización endo-exogrupo, definido por las semejanzas intragrupales y las diferencias intergrupales derivadas de la membrecía a los grupos de pertenencia. Por ejemplo: estudiante, empresario
  3. el personal: el nivel inferior definido por las diferencias interpersonales, es decir, diferencias de uno mismo con respecto las demás personas diferenciadas. Por ejemplo: amable, agresivo…

Aunque Turner denomina el nivel intermedio como social creemos que es más apropiado denominarlo grupal puesto que el carácter social se da por igual en los tres niveles y en el nivel intermedio se define exclusivamente por las relaciones inter e intragrupales y constituye el nivel del que se sigue la formación del grupo social.

Dependiendo de la situación concreta de cada momento, se establece la saliencia de un determinado nivel de categorización del yo y ello determina la clase de procesos que tendrán lugar. Para interpretar los hechos es necesario determinar en que nivel de categorización del yo se produce la saliencia.

El postulado valorativo: se define como que existen presiones motivacionales hacia una evaluación positiva de las categorías del yo. Por contra, existe una tendencia a la evaluación negativa de las categorías del no yo. Mientras que las categorías del yo (pertenecientes al autoconcepto) tienden a ser valoradas positivamente, la posible emergencia de una autoevaluación negativa crea un estado aversivo que impulsa a restaurar la autoestima.

Relación entre prototipicalidad y valoración

La evaluación del yo depende de la prototipicalidad percibida del yo y de los otros en la categoría que sea saliente. Si la categoría saliente es compartida entonces la evaluación será tanto más positiva cuanto más prototípico se perciba el yo o el otro respecto de dicha categoría. Si la categoría saliente no es compartida entonces la evaluación será tanto más negativa cuanto más prototípico se perciba al otro de dicha categoría.

La autoevaluación sólo puede hacerse en las categorías del yo, por ello siempre será más o menos positiva dependiendo del grado de prototipicalidad que uno perciba de sí mismo con respecto a la categoría del yo saliente. Cada persona tenderá a percibirse como prototípico de las categorías de su autoconcepto, es decir, tenderá a percibirse próximo a su yo ideal.

Naturaleza del grupo social

La definición de grupo social es: la formación del grupo psicológico se produce en la medida en que dos o más personas se perciben a sí mismas recurriendo a alguna categorización compartida endogrupo-exogrupo.

Antagonismo de niveles

La saliencia de un determinado nivel produce un antagonismo funcional con los otros niveles. Es decir, tiende a darse una relación inversa entre la saliencia de los niveles personal y social del yo. La saliencia en el nivel grupal inhibe los factores de carácter personal y viceversa.

Despersonalización

Cuando se da la saliencia en el nivel grupal se produce la despersonalización del yo, puesto que se tiende a valorar las semejanzas intragrupales y las diferencias intergrupales. En este nivel, cada miembro del grupo tiende a percibirse como intercambiable. La despersonalización se produce por la inhibición del nivel personal. No se trata de una pérdida de identidad personal. Lo que ocurre es un cambio en el nivel de saliencia de la identidad del yo. Puede interpretarse la despersonalización como una ganancia en la identidad personal al constituir nuevos marcos de referencia e identificación (categorización) social.

Naturaleza del grupo social

La naturaleza del grupo viene dada por el nivel de saliencia que esté activado en un momento dado. Sólo cuando se activa el nivel de categorización grupal aparece el fenómeno grupal, que consiste en la despersonalización del yo de sus miembros. Existe grupo psicológico si y sólo si dos o más personas se perciben a sí mismas recurriendo a alguna categoría compartida en el nivel grupal.

No debe confundirse la existencia de un grupo social, en el sentido de Turner, con la observación de un conjunto de personas en interacción. Para Turner existe un grupo sólo cuando la interacción se realiza en el nivel grupal de categorización. Por tanto, un conjunto de personas pueden formar un grupo y más tarde no formarlo ya que han pasado de un nivel de categorización a otro nivel.

El grupo social se define cuando se da la atracción mutua entre la personas y ésta sólo se produce cuando existe algún grado de semejanza percibida entre ellas (categorización en el nivel grupal). El grupo psicológico es aquel que es significativo, desde el punto de vista de la psicología, para los miembros que lo forman, al que se remiten subjetivamente para la comparación social y para la adquisición de normas y valores, al que aceptan pertenecer personalmente y que influye sobre sus actitudes y comportamiento.

La atracción social

La naturaleza de los procesos dependen de las valoraciones que realice en cada momento el sujeto. El signo de la valoración que hace el sujeto depende de si la categoria de referencia pertenece o no a su autoconcepto. La atracción será positiva en funcion de la semejanza percibida entre los otros y el yo en relación con sus actitudes, valores, objetivos, experiencias y pertenencia explícita al grupo. Todo lo que signifique distintividad, diferencia, etc… produce repulsión social.

Las formas de atracción son varias:

  • autoestima personal: es la atracción que uno mismo siente hacia sí mismo o el grado de satisfacción personal con uno mismo. Depende de la medida en que uno se percibe a sí mismo como prototípico de la categoría saliente del autoconcepto. Puesto que existe una tendencia a valorar positivamente las categorías del autoconcepto, la autoestima personal es siempre positiva a no ser que se impongan restricciones externas al propio individuo.
  • atracción interpersonal: depende del grado de prototipicalidad percibida del otro, es decir, las actitudes favorables hacia una persona individual o hacia los demás, en cuanto personas únicas, diferenciadas. La atracción hacia los otros depende de como los evalúe. La categoría saliente respecto de la que se realiza la evaluación del otro no es compartida ya que de serlo se pasaría a un nivel de categorización grupal. La evaluación de una categoría que no pertenece al autoconcepto es siempre negativa y por tanto la atracción interpersonal es siempre negativa, siempre que se perciba al otro como persona diferenciada. Por supuesto, uno puede evaluar positivamente a una persona, pero sólo si lo evalúa respecto a una categoría de su autoconcepto y, por tanto, sólo si los percibe como miembro de su grupo, lo cual genera la cohesión grupal.
  • atractivo interpersonal: los otros también pueden evaluarlo a uno. Turner define el atractivo personal como la evaluación media de los otros hacia uno en el nivel de categorización grupal. El atractivo personal de un individuo para los miembros de su propio grupo será más o menos positivo. El atractivo personal para los miembros del exogrupo siempre será negativo al realizarse en una categoría del no yo.
  • cohesión grupal: es la media de las atracciones mutuas de todos los miembros en el nivel de categorización grupal y por tanto es una variable de grupo. La cohesión grupal siempre es positiva, puesto que surge de la evaluación de una categoría compartida del autoconcepto de los miembros del grupo. La evaluación mutua de dos miembros de un mismo grupo con respecto a una categoría compartida siempre debe ser positiva.
  • etnocentrismo: depende de la evaluación del grupo como un todo y en tanto que diferente del exogrupo. No parece clara la distinción entre cohesión grupal y etnocentrismo. Se tratan ambas de una evaluación endogrupal positiva.

La categorización en el grupo social

Aunque el modelo teórico sólo hace referencia a la categorización, estas incluyen normas, necesidades, objetivos, costes, valores, actitudes, experiencias, etc… Todo ello, cuando es compartido determina la cohesión grupal, puesto que conllevan una evaluación positiva del otro en tanto que son compartidas. Respecto al estatus grupal, cuando se hace saliente el nivel grupal, la atracción y la autoestima se basan en el estatus del grupo con respecto al exogrupo más que en el estatus individual dentro del grupo.

Liderazgo

El líder es el miembro más prototípico del grupo (el que encarna el ideal) y constituye el mayor atractor intragrupal y el mayor repulsador intergrupal.

Cooperación , competición y conflito

La evaluación positiva endogrupal provoca un aumento de la cooperación entre los miembros del grupo y la evaluación negativa del exogrupo provoca un aumento de la competición intergrupal. Cuando se hace saliente el nivel de categorización personal, la evaluación negativa de los otros miembros del grupo tiende a generar competición interpersonal. La dinámica grupal es fundamentalmente de cooperación intragrupal y de competición intergrupal. El conflicto en el grupo nace de la saliencia de los niveles personales.

Un criterio para establecer la existencia de un grupo social o de una relación intragrupal es la existencia de acciones cooperativas entre los sujetos. Lo contrario no es válido, puesto que la existencia de competición puede darse tanto en la interacción interpersonal como en la relación intergrupal. A modo de resumen:

nivel de categorización tipo de

interacción
modo de interacción tipo de

conflicto
Personal intrapersonal cooperación no hay conflicto
Interpersonal competición conflicto grupal
Grupal intragrupal cooperación no hay conflicto
intergrupal competición conflicto grupal

El postulado valorativo encierra una insuficiencia que Turner no llega a solucionar. Si existe una tendencia a valorar positivamente las categorías del autoconcepto, entonces existe una tendencia a percibirse como prototípico de dichas categorías puesto que la evaluación positiva depende del grado de prototipicalidad percibida. Por tanto, si no se plantean condicionantes objetivos y externos que afecten al grado de prototipicalidad percibida, nunca un individuo se valorará negativamente.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario