El Modelo Lingüístico

Frente a los modelos de la imagen, Clark propone que la inferencia transitiva se basa en representaciones proposicionales, y la dificultad se debe a factores lingüísticos.

Este autor también postula tres principios generales: Principio de las relaciones funcionales, principio del marcado léxico y principio de la congruencia. El principio de la primacía de las relaciones funcionales sostiene que las relaciones del tipo sujeto, predicado, verbo u objeto directo se almacenan y se recuperan con prioridad a otras informaciones. Por ejemplo: "Áreas es mejor que Modificación, Modificación mejor que Pensamiento" La información del predicado es prioritaria a la información comparativa, y en este caso se pierde el término medio Modificación, haciendo que el problema sea más difícil, ya que se debe recuperar el término medio para realizar la inferencia entre Áreas y Pensamiento. Cuando en la representación comprimida no se pierde el término medio, el problema es más fácil. Por ejemplo, para "Áreas no es tan malo como Modificación, Modificación no es tan malo como Pensamiento" daría: Modificación es peor, Pensamiento es peor, Modificación es menos malo.

El principio del marcado léxico establece que algunos adjetivos bipolares son asimétricos.

Algunos adjetivos son neutros con respecto a la magnitud de la escala, mientras que otros presuponen uno de los extremos de la escala. La premisa "A es peor que B" resulta una premisa semánticamente más compleja que "A es Mejor que B". En el primer caso, estamos presuponiendo que ambos son malos, y no que el enunciado expresa el grado de comparación entre ambos de forma que los términos A y B se podrían situar en el extremo alto del eje espacial (ambos son buenos) y al compararlos entre sí encontrar que A es peor que B.

El principio de la congruencia sostiene que la recuperación de la información es más fácil si la representación de las relaciones funcionales es congruente con la pregunta formulada.

El principio de la congruencia se encuentra relacionado con el tipo de búsqueda que ha de realizarse en la memoria y con la dificultad impuesta por el almacenamiento de la información, mientras que los principios de la primacía de las relaciones funcionales y del marcado léxico aluden al proceso de comprensión de las premisas.

Para Clark la confrontación entre ambos modelos (de la imagen versus modelo lingüístico) es más evidente en las premisas negativas y los datos experimentales apoyan las predicciones del modelo lingüístico. Las premisas negativas tendrían un equivalente en la versión afirmativa que daría lugar a las mismas predicciones en el modelo espacial y a predicciones inversas en el modelo lingüístico.

No obstante, algunos autores señalan que Clark parte del supuesto de la equivalencia entre las premisas afirmativas y las negativas y que esta equivalencia puede no existir en el proceso de la comprensión.

Por ejemplo: "Psicodiagnóstico no es tan malo como Pensamiento" puede que no se interprete como Psicodiagnóstico es mejor que Pensamiento, sino como Pensamiento es peor que Psicodiagnóstico.

Tampoco podemos diferenciar el principio de anclaje de los extremos del modelo espacial y el principio de congruencia del modelo lingüístico, dado que predicen resultados convergentes, aunque por razones distintas.

El modelo mixto de Sternberg es un modelo conciliador, que reúne la contribución de los aspectos tanto lingüísticos como espaciales en la explicación del razonamiento con series de tres términos. En este modelo el procesamiento de la información lingüística contenida en las premisas precede a la representación espacial, y ambos tipos de representaciones se encuentran disponibles durante la ejecución de los procesos de búsqueda y recuperación de la información.

La propuesta del modelo mixto intenta integrar los aspectos del modelo lingüístico relacionados con los adjetivos marcados

Cuando la segunda premisa es de igualdad negada, se propone un proceso de búsqueda del término medio si la codificación lingüística de esta premisa tiene como objeto gramatical al término medio. A partir de la localización del término medio se construye una representación unitaria, situando primero la primera premisa y luego la segunda. Si la respuesta se encuentra en la segunda premisa, la lectura de la respuesta es inmediata. En el caso de que la respuesta se encuentre en la primera premisa, entonces se realiza un recorrido a través de la serie espacial.

Los datos experimentales sobre los tiempos de solución de los silogismos transitivos se ajustan mejor al modelo misto propuesto por Sternberg que al modelo de la imagen o al lingüístico considerados aisladamente.

Las instrucciones también pueden influir en la representación. Por ejemplo, se ha encontrado que si la pregunta se presenta antes que las premisas se adopta una estrategia lingüística y si la pregunta se presenta después, una estrategia espacial.

Compartir